Al día siguiente de la derrota, Brichetto acudió a su puesto de trabajo y vio cómo el primer barco que hizo presencia fue uno sueco, por lo que adoptó el azul y amarillo de la bandera de Suecia para Boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.