Cada encuentro se juega sobre una superficie de material sólido de unos 40 por 20 metros. La anécdota del partido contra Lituania tuvo lugar cuando, el delantero salió al campo a jugar con una camiseta en la que no lucía la estrella que acredita a la selección como campeona del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.